El abarrote, el tianguis y la vendimia también construyen el mundo del Antojo.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Marzo


Ahora que nos enteramos que la trompada golpea la débil linde de la libre travesía, los pies vacilan densos y reanudan su trasiego en las ventanas del próximo verano o al cuarto vecino de la intemperie. En la vigilia, el sol se prepara con la palabra luz, para darnos asilo.


miércoles, 1 de febrero de 2017

Febrero


A trompicones y aullidos de ácidos alientos nos traen a febrero con el corazón abierto. Recelo y fibrilación en nuestras casas. Sin embargo la palabra viene como bálsamo, esencial en su jarrón de horas. Busquemos la afinidad del fruto y con audacia, vibremos.


**Como todos los años por respeto a las personas que adquirieron su calendario, los dos primeros meses pondré sólo la portada. Si quiere adquirir el Calendario, todavía está a tiempo, puede pedirlo.

miércoles, 4 de enero de 2017

Enero


El rostro enmarcará los meses de los días y tal vez, las enfermizas alegrías sonaran con nuevos pensamientos. Enero comienza almo, con la mirada fija en un presente de alta mar y la majestuosa incertidumbre de las horas.
Comencemos como si viniéramos de muy lejos, frágiles y astutos; inquietantemente protegidos por una calma chicha.

*Como todos los años por respeto a las personas que adquirieron su calendario, los dos primeros meses pondré sólo la portada. Si quiere adquirir el Calendario, todavía está a tiempo puede pedirlo.

jueves, 1 de diciembre de 2016

Diciembre


Hemos visto el borde del silencio ser llevado en melodía todo un año. Hemos aprendido a silbar la tonada en medio del escenario y hemos dado la nota alta, un poco ronca, pero ebria de sonoridad en el bajo continuo del pecho.
El acorde final del año está con nosotros y una fama íntima se llena de humedad.
Abrazos

miércoles, 2 de noviembre de 2016

OFRENDA DEL ABARROTE


Morir es cosa sabida y no hay porque preocuparse, las cosas caducan, hasta la latería mas fina o el vino en buenos odres también acaba por agriarse. Todos lo sabemos, unos lo sufren y otros lo gozan. Depende de que lado del mostrador nos encontremos.
En este abarrote seguimos una tradición festiva que ofrendamos a toda nuestra estimable clientela.
El culto a la muerte y a sus muertos se encuentra en el tuétano de las culturas prehispánicas (la edad de piedra me la salto para ir a la flor de pedernal) Con variantes, la concepción de los pueblos precolombinos, la muerte era una dualidad de la vitalidad. Las practicas y rituales que conformaron el culto a la muerte están presentes en los Teotihuacanos, toltecas, aztecas, zapotecas, mistecos, mayas, huastecos, totonacas, otomíes, purépechas y ya paro porque cambian de blog.
Los aztecas por ejemplo, tenían dos fechas para conmemorar a sus muertos, el mes de agosto se dedicaba a Miccailhuitonitli o muertecitos y en noviembre la fiesta de los muertos grandes. El más allá dependía de la forma de fallecer y no a la vida que habían llevado, no había castigo ni culpas. Por ejemplo, las mujeres que morían de parto se convertían en estrellas para acompañar a Quetazcoatl, eran consideradas guerreras muertas en batalla.
Después de la conquista, el Mictlán lugar a donde van los muertos se comparó con el infierno y a Micantecutli (señor de los muertos) se identificó con el diablo. El sincretismo comenzaba y enriquecía y transformaba y confundía conceptos. Se establece en México –Nueva España- el día de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos, que se solemnizaba desde los 827-844 por disposición del Papa Gregorio IV. La muerte comenzó a ser temida, apareció la culpa, la condenación, el Infierno y el Purgatorio. Fue hasta el siglo XVII cuando se trato de darle a la muerte un aspecto menos terrorífico. En este intercambio de vivos
el juego y la desgracia se ocultan en un abrazo. Una de estas tradiciones es comerse a la calaca ya en dulce ya en palabras. Las calaveritas son versos octosilábicos festivos, que ironizan o exaltan una cualidad, no son macabras y no son ofensivas, si críticas.

Hay calacas

Pensaron que no llegaba
que la canija calaca
no entraba al abarrote
para apretar el cogote.

Aquí estamos calientitos
para todos los bonitos
que la guadaña filosa
no goza cara piadosa

Ánimas del purgatorio
en el mostrador: jolgorio.
Suenan los huesos blogueros
los que por aquí anduvieron.

Todos con vela encendida,
recuerdan sin cobardía
que el esqueleto y el verso
refieren mismo universo.

Paloma de los abrojos
el alma de los Antojos
vuela ilusa por las redes
para clamar sus mercedes.

Aquí rechinan los sesos
y se murieron los besos
porque la blanca patrona
sigue siendo una cabrona.

martes, 1 de noviembre de 2016

Noviembre


Noviembre me gusta para untar el aceite en árboles desiguales, poner las dudas en tumbas semejantes y dejar en orden los cráteres del pensamiento. La melancolía de lo ya bebido se improvisa en Do.
De lejos nos llega esa melodía tan sola que hace bulla entre los huesos de los días.
Busquemos la llave de Sol de nuestra celda.

lunes, 24 de octubre de 2016

Frida no Porto


Fue en abril del año 2014 cuando llegué por primera vez. As ruas son el esqueleto de la ciudad que se camina, no tenho duvida. Salir de casa a las siete y media de la tarde, descer (bajar) pelas escadas de Monte Cativo, con noble lentitud, llegar a la Rua de Boavista, virar a esquerda en la Rua de Cedofeita y caminar por lo que queda de la calzada portuguesa, llegar a la Rua do Breiner, doblar a dereita, para luego ir sempre em frente hasta la intersección con la Rua Adolfo Casais Monteiro damos volta a esquerda, buscamos el número 135. Una mortecina luz ámbar, una maceta alta de metal con un cactus quieto como un cetáceo,  anuncia al restaurante Frida cocina mestiza. Como una charla de pássaros que cantan el festín, entramos. 
Nos recibe la sonrisa de Sol Calvillo y de João Marques, casal (esposos) dando las boas-vindas. Ella de San Luis Potosí y él de la Ciudad Invicta (Porto). Historia, la de ellos, fascinante en su suelo y su ventura. Se conocieron en el programa Erasmus en Polonia, se desconocieron y se volvieron a encontrar en México. Se les vino al pecho y a la cabeza viajar por el mundo y en una carrinha de pão de forma (combi) se dieron a la tarea de recorrer Centro y Sudamérica. Esa carrinha fue bautizada con el nombre de Amalia-Frida.  Dos nombres emblemáticos de Portugal y México; Amalia Rodríguez en el canto (Fado) y Frida Kahlo en la pintura.  Ingeniería y Economía, profesiones de origen, un paladar requintado y los ojos llenos de sabor de viandantes, un buen día o de tarde, ou de noite, decidieron asentarse en Porto y abrir un restaurante. Tal vez, dicen ellos, si hubiesen ficado en México, el restaurante, porque ya estaba decidido abrir uno, se llamaría Amalia.
La comida es un viaje no sólo al sabor y al aroma, es un Ars Poética esto lo saben y João lo afirma cuando dice: “contamos uma historia em cada prato”





Y de sobremesas (postre) Pastel imposible (misto de bolo de chocolate e pudim) o la Carlota de lima feito com lima, bolacha y leite condensado.
Un mezcalito para el desempance o un Pelotón de la muerte para nuestra perdição.
Y esto que le cuento solamente es una probadita, no voy a contarles toda la carta porque no termino el texto.


Sí, Frida es un lugar especial en Porto. No hay festa de anos (cumpleaños) Día de muertos, fin de año o cualquier acontecimiento que sea digno de celebración que no estemos pensando encaminar nuestro antojo a Frida. Hoy se agranda ese gusto. Un cuadro de este abarrotero estará pendurado  (colgado) junto a Zapata, las pinturas de Flora Martínez Bravo, las máscaras, los murmullos, el picor de las salsas. El coyote estará cantando a la luna y yo sentiré que estoy en Frida todos los días, saludando a Sol y a João cada que abran la magia de la cocina mestiza.

sábado, 1 de octubre de 2016

Octubre

Con los dedos se toca la misteriosa voz de octubre. Inmóvil se atempera entre cuerdas dulces y cenizas de alcoba que caen en gotas neutrales para hacer sonido y voz para el canto. Lo que estaba dormido se despierta y una intensa partitura redobla el paso.

jueves, 1 de septiembre de 2016

Septiembre


Una guitarra es un corazón cuando el amarillo anda y un septiembre se amarra a la lengua de palabra. Que no nos falle la tonada en este concierto 
de los días. Que hay un siempre enredado entre las cuerdas y un arpegio de voz que multiplica.

lunes, 1 de agosto de 2016

Agosto


Suena el derretido sol recostado como en almohadones ocres, se levanta la hoja única del tacto en mi, para que todas las pisadas se vuelvan tiempo de sonata en la. 
Agosto frágil, se detienen en el pentagrama, como si fuera una extensión de la melodía perdida en la primavera.
Si estas, toquemos ese manantial con la punta de los oídos.